Poesía es hablar con el corazón en la mano,

poesía es expresar los sentimientos al máximo,

hacer que la corriente de sentimientos se apodere de tu corazón,

haciendo que poco a poco tu pluma se mueva mas rápido y haga que las palabras no sean palabras,

sean sentimientos y hagan sentir a quien las lee el sentimiento que transmites al papel.

Náyade García.




ROSAS


En la sala tranquila
cuyo reloj austero derrama
un tiempo ya sin aventuras ni asombro
sobre la decente blancura
que amortaja la pasión roja de la caoba,
alguien, como reproche cariñoso,
pronunció el nombre familiar y temido.

La imagen del tirano
abarrotó el instante,
no clara como un mármol en la tarde,
sino grande y umbría
como la sombra de una montaña remota
y conjeturas y memorias
sucedieron a la mención eventual
como un eco insondable.

Famosamente infame
su nombre fue desolación en las casas,
idolátrico amor en el gauchaje
y horror del tajo en la garganta.

Hoy el olvido borra su censo de muertes,
porque son venales las muertes
si las pensamos como parte del Tiempo,
esa inmortalidad infatigable
que anonada con silenciosa culpa las razas
y en cuya herida siempre abierta
que el último dios habrá de restañar el último día,
cabe toda la sangre derramada.

No sé si Rosas
fue sólo un ávido puñal como los abuelos decían;
creo que fue como tú y yo
un hecho entre los hechos
que vivió en la zozobra cotidiana
y dirigió para exaltaciones y penas
la incertidumbre de otros.

Ahora el mar es una larga separación
entre la ceniza y la patria.
Ya toda vida, por humilde que sea,
puede pisar su nada y su noche.
Ya Dios lo habrá olvidado
y es menos una injuria que una piedad
demorar su infinita disolución
con limosnas de odio.



5 comentarios:

carmen Silza dijo...

Precioso...que poesias más bonitas pones en tu blog...es un placer leerlo...besicos amiga..

Katy dijo...

Impresionantes versos nos dejas hoy.
El recuerdo de un tirano que ya no puede hacer más daño.
Precioso.
Besos

Corazón y Pluma dijo...

Hola, mi hadita de agua dulce... Vengo a visitarte, como tantas veces he hecho sin que tú te dieras cuenta, para leerte y disfrutarte, y, lo confieso, para tomarte como referencia en una nueva casita que he estado construyendo en estas últimas semanas... ¡¡¡Me costaba tanto, que venía a pedirte ayuda sin atreverme a decírtelo!!! Y gracias los sitios que pude entresacar que habías utilizado para hacer tus tesoritos, poco a poco fui haciendo los míos... Te confieso que tengo mucho miedo, y que, estando ya más que preparado, no encontré el valor suficiente para abrirlo hasta el sábado... Pero ahí está: con sus rosas rojas y nuestros amigos los poetas, a los que he tenido la "sinvergonzonería" de unirme, así, ¡como si tal cosa! Y entre un artista y un poetas de renombre, cuelo mis pequeñas creaciones... Estoy contenta por este giro de 180º, y me está encantando leer y leer tanto escrito lindo... ¡Se me erizan los pelillos del brazo y me entran unas ganas de escribir yo sola que me tengo que atar de pies y manos a la silla, porque aún me falta muuuuuuuucho por aprender! Pero he dejado las puertas abiertas de par en par por si te apetecía venir a tomar un café y vernos de nuevo otra vez por estas tierras que hacía tanto que no pisaba... Y verte, mi hadita, creo que hará que me salten la lágrimas de alegría...
¡¡¡Uff!!! No cambio, ¿eh? Tanto rollo para decirte que te echaba de menos y que de nuevo ando por aquí, por si necesitas algo de mí... Un beso y una flor, mi niña linda...

Isidro Jesus Cedrés González dijo...

Amiga Náyade, vengo de la sala tranquila de tu jardin, de leer tus rosas, no importa de que flores se trate, siempre quedan bien tus letras nombrándolas.
Es un placer leerte.
Un abrazo.
Jecego.

Maria del Valle Abad de Pinto dijo...

Amiga hermoso poema con perfume de rosas, esta muy lindo tu blogs.Abrazos y bendiciones