Poesía es hablar con el corazón en la mano,

poesía es expresar los sentimientos al máximo,

hacer que la corriente de sentimientos se apodere de tu corazón,

haciendo que poco a poco tu pluma se mueva mas rápido y haga que las palabras no sean palabras,

sean sentimientos y hagan sentir a quien las lee el sentimiento que transmites al papel.

Náyade García.




Náyade..



Ella escucha las lejanas caricias, 
allí en la penumbra de la noche. 
Hipnotizantes sonidos guiándome
 hacía su encuentro. 

 Dulce crepúsculo 
del abismo olvidado.
 Ella me busca, 
para reinar a su lado. 

 Simple recuerdo flotante, 
de cariños reprimidos. 
Profunda celda sin sueños, 
amores escondidos debajo de la superficie. 

 Una ilusión está buscando por mí, 
esperándome en un espejismo. 
Más allá de las puertas del océano,
 ¿Quién podrá guardar esos secretos?

 Más allá de la superficie,
 cada vez más azul. 
Perdido en su mundo, 
Náyade espera por mí. 

 Guardiana de inmortalidad, 
santa de las arenas. 
Reina de lejanas tierras, 
su reino será también mío. 

 Hermosa Náyade,
reina de las profundidades. 
Aquí estoy de rodillas.
 Recién nacido, mi vida es tuya. 
Uno con las olas, 
he llegado para reinar a tu lado. 
Siempre dentro del azul.


Creo en ti amigo.......



Creo en ti amigo:
Si tu sonrisa es como un rayo de luz
que alegra mi existencia.

Creo en ti amigo:
Si tus ojos brillan de alegría al encontrarnos.

Creo en ti amigo:
Si compartes mis lágrimas y
sabes llorar con los que lloran.

Creo en ti amigo:
Si tu mano está abierta para dar y
tu voluntad es generosa para ayudar.

Creo en ti amigo:
Si tus palabras son sinceras y
expresan lo que siente tu corazón.

Creo en ti amigo:
Si sabes comprender
bondadosamente mis debilidades y
me defiendes cuando me calumnian.

Creo en ti amigo:
Si tienes valor para corregirme amablemente.

Creo en ti amigo:
Si sabes orar por mí,
y brindarme buen ejemplo.

Creo en ti amigo:
Si no te avergüenzas de ser mi amigo
en las horas tristes y amargas.




Nacimiento del poema

http://3.bp.blogspot.com/_V8L5YFxKG4A/SpoQMEWSTZI/AAAAAAAAAA4/7doiQOgloiU/s320/pluma+libro.jpg

Va a nacer el poema en este instante.
Cuando se rompa un círculo y mis dedos
se vuelvan panorámicos y suden.

Cuando el gas encendido de la estufa
dibuje en la cocina un sol extraño,
y el salmón y las ostras modifiquen
la imagen vegetal de la lechuga.

Cuando pliegue los ojos y unas lágrimas
latentes se desprendan de mis párpados.

Cuando el mar se retire de mi alcoba
y alcance a ver las lúnulas del fondo,
tú, que observas el suave movimiento
de mis manos confusas y agitadas
al trazar la semblanza del análisis,
elúdete fugaz por esa cripta
de cisco azul y ruiseñores verdes,
que a un locutorio de agua te conduce.

Va a sentirse un estruendo, un estallido,
una luz de potencia sobrehumana,
la furia de un enorme juramento,
cuando escriba al declive de un instante
la sílaba final de este preludio.

El poema es así: nace terrible
cuando escindida la palabra muere.

Querida curiosidad


....Divina travesura,
mi fiel y tierna amiga
eres fuente de locuras
de deleites y de intrigas.

Eres inquieta compañera
que me muestra lo prohibido,
me inquietas, me desesperas
y me lo ofreces a escondido.

Mi bella seductora
siempre pierdo ante tu encanto
eres la dulce y sabia usurpadora
que se lleva hasta mi llanto.

.. me abrazas a tu pecho
con ese fuerte palpitar
me seduces en tu lecho,
no me dejas escapar.

.. me ofreces de tus manjares,
los deleites más deseados
como se le ofrecen los mares
a un sediento condenado.

.. me mostraste aquel capullo
que calentaba tu lecho,
y aun sabiendo que era tuyo
no me pude negar ante su acecho.

Aquella flor entre tus brazos
era un sueño tentador
que se anidaba en tu regazo
con un perfume seductor.

Ha sido tuya y ha sido mía
fue flor de fuego y de ilusión
y aun sabiendo que al tenerlo te perdía
fue más grande la tentación.

Amiga, ya no estas mas a mi lado,
he saboreado le fría realidad
y el encanto se ha escapado
al no estar tu, mi querida Curiosidad.

ESPEJO



Hay una noche,
un tiempo hueco, sin testigos,
una noche de uñas y silencio,
páramo sin orillas,
isla de yelo entre los días;
una noche sin nadie
sino su soledad multiplicada.

Se regresa de unos labios
nocturnos, fluviales,
lentas orillas de coral y savia,
de un deseo, erguido
como la flor bajo la lluvia, insomne
collar de fuego al cuello de la noche,
o se regresa de uno mismo a uno mismo,
y entre espejos impávidos un rostro
me repite a mi rostro, un rostro
que enmascara a mi rostro.

Frente a los juegos fatuos del espejo
mi ser es pira y es ceniza,
respira y es ceniza,
y ardo y me quemo y resplandezco y miento
un yo que empuña, muerto,
una daga de humo que le finge
la evidencia de sangre de la herida,
y un yo, mi yo penúltimo,
que sólo pide olvido, sombra, nada,
final mentira que lo enciende y quema.

De una máscara a otra
hay siempre un yo penúltimo que pide.
Y me hundo en mí mismo y no me toco.


Pensamientos en Santander



Cuando el alma se queda en silencio,

el vacío ocupa la inmensidad

intentando comprender por qué se

viene y se va.


Caminamos por senderos que no

sabemos dónde van,

quizá esperamos encontrar al final de ellos

la tranquilidad y la paz.


Mirando el horizonte, o al cielo quizá,

el océano está dormido y nos ha de despertar.

Emprenderemos la senda, pensando

que nos espera detrás.

Contemplando árboles llenos de frondosidad,

mirando los verdes en la lejanía,

son como mantos que forman alfombras.

¡Cállate, alma mía!

tengo miedo no saber oírte ya,

tengo el corazón tan herido

que quiero solo poder descansar.



Árboles verdes, que miráis al cielo

¡Escuchadme!

vuestros troncos quisiera abrazar,

dadme la energía necesaria de vuestra savia

para poder al fin mis ojos alzar.



Aguas del Mar inmenso

¡Venid!,

acercaos hacia mí,

que con vosotras quisiera vivir.



No quiero alejarme de aquí,

aquí deseo morir,

pero hasta entonces arropadme,

es un ruego, no un deseo,

¡Quitadme la melancolía!.


Paisajes de la naturaleza,

montañas de Santander,

Mar de mis amores

acogerme y arroparme